Skip to content
+500.000 personas confían en KMINA
+500.000 personas confían en KMINA

ABEL Y AMPARO | LA EDAD ES SOLO UN NÚMERO

ABEL Y AMPARO

ABEL Y AMPARO | LA EDAD ES SOLO UN NÚMERO

Que no existen límites y que la edad es solo un número son dos cosas que Abel y Amparo tienen muy claras. Y es que ambos, él con 76 años y ella con 70, siguen disfrutando de la vida como el primer día. ¿Nos acompañas a conocer su historia?

EL INICIO DE LA AVENTURA

EL INICIO DE LA AVENTURA

Esta gran aventura empezó hace 7 años, cuando a Amparo le recomendaron hacer deporte y mantener una vida más activa debido a su alto nivel de azúcar en el cuerpo.

A partir de ahí, Amparo empezó a caminar por las calles de Valencia junto a un viejo amigo, cuando ambos se dieron cuenta de que cada vez eran capaces de llegar más lejos. Amparo pronto empezó a sentirse más fuerte, más ligera, con mayor resistencia y lo más importante, con una ilusión y motivación que no había experimentado nunca.

«Me di cuenta de que cada vez llegaba más lejos caminando y me cansaba menos. Empecé a sentirme mejor, más saludable, más activa, más motivada...¡Enseguida quise ir a por todas!», señalaba Amparo.

Abel, por su parte, siempre ha practicado deporte: «he practicado deporte durante toda mi vida, siempre he sido muy activo. Iba al gimnasio, me aficioné al frontón...Pero en cuanto entré en Poblats Marítims, el club de atletismo, supe que correr era mi pasión», comentaba Abel.

Y así empezó todo. Amparo, al cruzarse todos los días con el club donde entrenaba Abel, decidió preguntarle cómo podía entrenar con ellos. Desde entonces, esta pareja no se ha soltado de la mano.

«Nos sentimos vivos»

«Nos sentimos vivos»

«El atletismo nos hace sentirnos vivos. Desconectamos de la rutina, nos relacionamos con personas increíbles, estamos juntos y lo más importantes, nos sentimos bien», señalaba feliz Amparo.

Además de correr por pura pasión, Abel y Amparo han ganado numerosas competiciones, lo que les hace tener todavía más ganas y más motivación para no dejar de correr. «Superarnos a nosotros mismos es nuestra motivación diaria», comentaban orgullosos.

 Es por eso por lo que la pareja nunca se conforma. «Correr nos encanta y más si lo hacemos juntos. Es muy curioso porque cada vez nos sentimos mejor y más fuertes... Los años que cumplimos solo suman en nuestras ganas de seguir en este deporte», señalaba la pareja.

Abel y Amparo lo tienen claro: los límites los pones tú mismo. Ahora, en su nuevo club Velas Maraton, tienen miles de retos y objetivos por delante para los que tendrán que entrenar duro. «Martes entrenamos fuerza y jueves técnica de carrera, los demás días de la semana practicamos resistencia», indica Abel.

La importancia de correr juntos

«Este deporte es maravilloso, pero sin el otro no tendría sentido», comenta la pareja.

«No somos superhéroes, al final tenemos una edad y hay días que cuestan más, por eso nos hacemos tanta falta, cuando uno falla siempre está el otro para animarle y motivarle a seguir corriendo. Compartir esta afición es increíble, al final es nuestro estilo de vida», finalizan.

¿Qué le diríais a las personas mayores que no se atreven a perseguir su pasión?

Abel y Amparo lo tienen claro: «En primer lugar, le diríamos que nunca es tarde para empezar a hacer algo que te gusta o algún deporte», y es que como comentábamos anteriormente, Amparo empezó con 63 años y nunca había practicado nada antes.

«Es necesario moverse, disfrutar...la edad es solo un número que pone en el DNI, parece que cuando te haces mayor la vida se ha terminado y solo te queda estar en el sofá y ver la tele, eso no es así, hay mucha más vida detrás de eso y es increíble atreverse a descubrirla», sentencia la pareja.